Bruxismo: qué lo provoca y cómo tratarlo

El bruxismo es el rechinar o apretar los dientes por causas aparentemente no funcionales.

Una de las causas que lo provoca es el estrés emocional; a nivel de sistema nervioso se producen descargas que pueden producir estos movimientos de forma involuntaria durante la noche o bien durante el día aunque con menos frecuencia.

Los síntomas más frecuentes detectados en los pacientes son dolores de cabeza continuados principalmente por las mañanas, cefaleas tensionales,  cervicalgia (dolores en el cuello o al masticar).  Hay personas que tienen problemas al abrir la boca o bien que se quedan trabados sin saber cuál es la causa, no es otra que el bruxismo. El bruxismo afecta a la articulación temporomandibular encargada de la masticación.

Es importante que el paciente se haga un examen muy exhaustivo ya que son muchos los síntomas y necesitamos saber qué es lo que lo está provocando. Ya que no está en la misma situación aquel paciente que llega a la consulta sin poder abrir la boca que un paciente que tiene dolores musculares y dolores de cabeza crónicos. El tratamiento deberá adaptarse a cada situación así como las técnicas encargadas de reducir la actividad de los dientes y liberar la tensión de los músculos.

Es importante que el paciente llegue a controlar su bruxismo por lo menos durante el día gracias a las terapias de autocuidados. Si padeces de bruxismo  es conveniente que acudas a tu odontólogo para que te recomiende una férula de descarga, oclusal o de relajación.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies