Carillas dentales para corregir la sonrisa

La sonrisa es la mejor carta de presentación, un modo de dar la bienvenida a los demás, despertar empatía y ofrecer una imagen positiva.

La sonrisa es una de las primeras cosas que otros ven en nosotros, uno de los elementos que generan una primera impresión en la mente de los demás.  Muchas personas no contentas con sus dientes evitan enseñarlos cuando sonríen llevando su mano hacia la boca. Hay una fuerte correlación entre tener dientes en mal estado y la baja autoestima. Los dientes amarillos, torcidos o la ausencia de ellos pueden afectar drásticamente la vida profesional.

En la actualidad existen diferentes técnicas y tratamientos de estética dental para rejuvenecer una sonrisa o mejorar su aspecto. Entre las más demandadas se encuentran las carillas dentales.

Las carillas dentales son láminas de 1 milímetro o milímetro y medio de espesor de un material que puede ser porcelana o resina con porcelana. Van colocadas sobre la estructura del diente que fue previamente preparado para recibirlas. Son un procedimiento muy simple para resolver problemas estéticos de uno o más dientes o de la sonrisa en general.

Por lo general, existen tres tipos de carillas dentales:
  • Las de porcelana hechas por un laboratorio sobre un modelo del paciente
  • Las carillas de porcelana preformadas que se adquieren en comercio
  • Carillas dentales realizadas en material mezcla de porcelana y resina hechas a mano por el odontólogo en la clínica.

Todas las carillas, en general todos los tratamientos dentales, requieren de controles y mantenimientos durante periodos de tiempo.  Las carillas hechas en el laboratorio suelen necesitar algo menos de control y en caso de algún problema son más difíciles de solucionar debiendo en la mayoría de las veces cambiarlas en su totalidad.

Las carillas preformadas son hechas para una generalidad de personas, no para cada paciente en particular; ante algún problema casi siempre hay que cambiarlas por lo que habrá que conseguir la misma partida para que sean iguales y mantengan tanto el color como el tamaño.

Las carillas de cerámica y resina son realizadas por el dentista para cada caso en particular siendo personalizadas, de manera que, ante cualquier problema, puede solucionarse in situ. Pueden, aunque no siempre, requerir algo más de mantenimiento y no desgastan el esmalte del diente.

¿Por cuál te decides?

Si tienes dudas, no dudes en consultarnos.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies