Existe la creencia de que al envejecer y entrar en la tercera edad es muy normal perder alguno o varios dientes, pero lo cierto es que NO es así. La pérdida de dientes es un riesgo a cualquier edad y se debe prevenir para evitarlo.

Con el paso de los años los tejidos envejecen, pero no es excusa para descuidar la salud bucal por esa creencia de que los dientes van a caerse. Todo lo contrario, al envejecer hay que extremar la higiene oral y aumentar las visitas a tu Dentista de Confianza para que actúe con rapidez ante cualquier problema que surja.

Principales problemas bucales en la tercera edad

-Retracción de encías: como hemos comentado, los tejidos envejecen, por lo que las encías comienzan a retraerse y dejan más expuestas ciertas partes sensibles del diente.

-Incidencia de caries: debido a la retracción de encías la raíz queda más expuesta al exterior y por tanto se torna más vulnerable al ataque de las bacterias.

Sensibilidad dental: también es un problema derivado en gran parte por la retracción de encías, que al quedar más expuesta la raíz los vasos sanguíneos del interior se inflaman con más frecuencia y provocan dolor. También se debe a que el deterioro del esmalte dental, especialmente si no se ha seguido una higiene adecuada, provoca que las bacterias puedan acceder fácilmente a la dentina y a la pulpa dental (interior de los dientes).

-Sequedad bucal: principalmente se debe a la toma de muchos medicamentos, algo imprescindible para muchas personas mayores. Muchos fármacos provocan que la boca se seque y, sin la saliva suficiente, los dientes y encías quedan desprotegidos y aumenta el riesgo de caries y de desarrollar placa dental.v

-Gingivitis y periodontitis: las encías son muy delicadas y las que más chequeos necesitan, sobretodo en pacientes de edad avanzada. El acúmulo de placa dental, una higiene bucal deficiente y una mala alimentación provocan la inflamación y sangrado de encías, conocido como gingivitis. Si la gingivitis no se trata a tiempo se desarrollará periodontitis, una patología que destruye los tejidos de soporte del diente y si no se trata adecuadamente la pieza se pierde.

Tips básicos para conservar la salud oral

-Extremar la higiene oral: cepillarse exhaustivamente los dientes durante dos minutos todos los días al menos en dos ocasiones. Utilizar el hilo dental para ayudar a eliminar los restos de alimentos y prevenir la placa.

-Acudir con más frecuencia al Dentista de Confianza: a medida que envejecemos actividades tan sencillas como lavarse los dientes o enjuagarse pueden resultar difíciles debido a dolencias en los huesos, músculos…por ello es imprescindible acudir al dentista para que pueda ayudarnos con una limpieza profesional, vigilar que no se formen caries, examinar el estado de las encías…

-Llevar una dieta sana: lo que comemos se refleja en la salud de nuestra boca, los dientes y encías necesitan nutrientes, alimentos sanos y evitar el azúcar en exceso. Es fundamental que la dieta sea nutritiva para fortalecer los dientes y prevenir su caída.

-Implantes dentales de calidad: hay que intentar no perder piezas dentales, pero si se pierden por alguna razón, es necesario la colocación de un implante dental. Además de mejorar la estética, es importante para no perder funcionalidad en la mandíbula.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies