Los pilares de la salud de dientes y encías

salud bucodental

Cierto es que existen vicios genéticos contra los que poco se puede hacer; pero cierto es también que hay una serie de preceptos sobre los que se asienta la higiene bucodental que, de aplicarse, nos tienen que garantizar, en situaciones normales, una buena salud en dientes y encías.

Básicamente son cinco: cepillado de dientes, uso de hilo dental, uso de enjuague bucal, revisiones periódicas en el dentista y cuidado alimenticio. Cumpliendo este repóquer de acciones, disfrutaremos de una boca sana durante toda la vida. Analicémoslos por separado.

  1. Cepillado de dientes. Es la medida de higiene bucodental más conocida y la más importante. Debemos cepillarnos los dientes de forma adecuada al menos tres veces al día -¡mínimo dos!- y después de cada comida. El cepillado más importante es el de antes de irnos a la cama.

 

  1. Hilo dental. Su uso junto al cepillo de dientes es esencial para arrastrar los restos de comida que han podido quedar alojados entre los dientes. Hay que tener cuidado de no ejercer la presión sobre las encías. ¿Cómo hay que usarlo? Te lo recordamos en este artículo anterior de nuestra clínica dental.

 

  1. Enjuague bucal. No sustituye, en ningún caso, al cepillado de dientes y es un elemento que completa la higiene bucodental. Puede usarse perfectamente a diario. Así tenemos que hacerlo.

 

  1. Revisiones en el dentista. No es algo caprichoso. Está demostrado que manteniendo una cadencia en las revisiones en la clínica dental nos estaremos ahorrando problemas mayores y, por extensión, disgustos para el bolsillo para grandes tratamientos. En edad adulta, es recomendable es acudir a la consulta odontológica al menos dos veces al año para mantener a raya caries, sarro y enfermedades periodontales. En este artículo anterior te recordamos un calendario válido a tener en cuenta a lo largo de la vida.

 

  1. Alimentación. Cuanto más equilibrada sea nuestra alimentación, más probabilidades tendremos de garantizar la buena salud bucodental. Tenemos que moderar el consumo de elementos ricos en azúcar y aquellos con altos contenidos en ácido que pueden dañar, por consumo habitual, el esmalte dental.

 

Fotografía: www.freedigitalphotos.net

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies