4
Jan

El reflejo de los excesos de las Navidades en nuestra boca

 

Y tras unos días de excesos y celebraciones, no sólo se resienten nuestros estómagos y algún que otro kilo de más, también tu boca sufre las consecuencias… ¿quieres saber por qué?

  • Consumo de alimentos y bebidas azucaradas que aumentan notablemente los niveles de ácido que dañan el esmalte
  • Muchas comidas fuera de casa hacen que descuidemos la rutina del cepillado
  • Algunas fractura de dientes, así como afectación de los empastes o trabajos de ortodoncia al decantarnos por dulces más duros, marisco, nueces…¡¡¡se nos olvidó que nuestra boca no es un abridor!!!
  • Pasteles, tartas, trufas, almíbar, vinos, cafés, alcohol, tabaco, azúcar…una interminable lista de factores que favorecen en mayor o menor medida el desgaste del esmalte, caries, halitosis, hipersensibilidad dental.

La higiene bucodental es cuestión de hábitos y gracias a ella se puede evitar la aparición de infecciones como las caries y la periodontitis. En el caso de tratamientos más complejos, como ortodoncias o implantes, también merece la pena el esfuerzo y salvar los obstáculos más habituales como el miedo al dentista o el desembolso económico. Es una inversión y un esfuerzo a corto plazo para resultados a muy largo plazo tanto en la salud física como en el bienestar emocional.

¿Empezamos el año con una puesta a punto bucal? ¡Te esperamos!

2
Nov

Razones por las que no conviene evitar una visita al dentista

Mantener unas pautas de prevención así como una adecuada higiene diaria y una visita al dentista para una higiene profesional puede evitarnos muchos problemas en el futuro.

Mejora el aspecto de los dientes. Visitar al dentista y realizar una profilaxis profesional mejora el aspecto de los dientes al eliminar el sarro y limpiar las encías.

Previene la enfermedad periodontal. Un tratamiento adecuado puede prevenir e incluso detener el avance de las enfermedades periodontales.

Evita el mal aliento. El 90% de los casos de halitosis se deben a una deficiente higiene dental y a enfermedades periodontales no detectadas a tiempo.

Previene el cáncer oral. Un buen dentista es capaz de reconocer lesiones precancerosas que tendrían que controlarse.

Mejora la salud general. La salud dental está estrechamente relacionada con el bienestar en general. La buena salud dental previene enfermedades del corazón y problemas a diabéticos y embarazadas.

¿Aún te quedan dudas? 😉

 

26
Oct

Los efectos en nuestra boca de una mala alimentación

En no poca ocasiones tendemos a poner a examen nuestro peso y, a veces, queremos adelgazar de forma drástica, y sin esfuerzo por lo que hacemos uso de dietas milagrosas que nos prometen efectos visibles en muy poco tiempo.

¿Qué efectos negativos pueden provocar en nuestros dientes?

Caries, llagas o problemas de encías son algunos de los efectos que la supresión de alimentos sin control puede provocar en tu boca.

  • Aunque son los azúcares los principales causantes de éstas, la supresión de lácteos y el déficit de calcio que conlleva, típico en este tipo de dietas, también puede aumentar el riesgo de padecerlas.
  • Las grasas son buenas para tus dientes. Seguir una dieta baja en grasas puede interferir en la absorción de vitaminas como la A, la D, la E y la K. La vitamina D es especialmente importante para nuestra salud bucal, ya que contribuye en la absorción de calcio, esencial para que nuestros dientes no se desgasten. Algunos de los alimentos ricos en vitamina D son el pescado (salmón, sardinas, atún…), los huevos, las setas, los productos lácteos o los cereales.
  • Cuidado con abusar de la fruta. Son muchos los beneficios de la fruta en nuestro organismo, sin embargo sobrevivir por unos días a base de ella tiene consecuencias directas en tu boca y en tu cuerpo. Y es que los elevados niveles de azúcar y ácido que contiene, afectan directamente en el esmalte de nuestros dientes, dejándolos vulnerables al desarrollo de caries e infecciones.
  • Enfermedad periodontal. Estas dietas modifican las propiedades antibacterianas y fisicoquímicas de la saliva, provocando que la enfermedad periodontal avance más rápido.

Cuida tu peso, pero no pongas en peligro tu salud, ni la de tu boca.

Ponte en manos de profesionales.

3
Aug

Endodoncia o tratamiento de conductos

 

La endodoncia, también conocida como tratamiento de conductos, es el procedimiento que utilizan los odontólogos para eliminar la pulpa del diente y sellar el conducto pulpar.

El diente no es una estructura homogénea, está formado por varios tipos de tejidos:

  • El esmalte en la corona del diente es blanco y muy duro y conforme su parte visible; es la primera barrera frente a la caries.
  • La dentina de color amarillento se sitúa bajo el esmalte y sigue a lo largo de la raíz, su dureza es menor por lo que es más sensible a la caries.
  • La pulpa, donde están los nervios y vasos sanguíneos se encuentra en la corona y recorre la raíz hasta sobrepasarla, es la que aporta vida al diente y es muy vulnerable al ataque de los microorganismos.

Como el diente está expuesto al medio exterior se encuentra rodeado de gérmenes. Alguno de éstos son los responsables de la caries dental. La caries es un proceso destructivo que suele comenzar en el esmalte. Si la higiene es incorrecta y el diente no es tratado a tiempo la caries acabará traspasando la capa de esmalte y llegará  a la dentina.

Como la dentina no es muy resistente, la caries aumentará su volumen rápidamente bajo el esmalte y acabará infectado la pulpa. Si la situación prosigue a lo largo del tiempo la infección llegará hasta el final de la raíz incrementando el dolor y provocando alteraciones graves. Una pulpa infectada debe ser retirada completamente. Cuando el diente esté vacío, limpio y libre de gérmenes  se rellenará con un material especial que garantizará el sellado permanente. A este proceso de reducción, limpieza y sellado  se le llama endodoncia. La endodoncia eliminará la infección  y el dolor y es la última oportunidad del diente antes de su extracción definitiva. La endodoncia también será necesaria si el diente hubiera sufrido un traumatismo o debido a otras causas no infecciosas.

 

En general, un diente con endodoncia necesitará otros tratamientos posteriores ya que quedará más frágil que antes. Una corona puede ser una buena opción para evitar fracturas y darle mayor resistencia.

Si te han realizado una endodoncia, nunca ignores el tratamiento planificado tras ésta, ya que el diente podría fracturarse de no recibir los cuidados posteriores.

Recomendación desde el Centro Odontológico  Oviedo&Miranda: visita con regularidad a tu dentista para evitar así el temido dolor de muelas y la consiguiente endodoncia.

Recuerda que la prevención siempre es la mejor estrategia.

11
May

¿Se pueden contagiar las caries?

 

Las caries son uno de los problemas dentales más frecuentes. La OMS estima que, a nivel mundial, en un 80-90% los escolares tienen caries.

La caries es una patología multifactorial producida por determinadas bacterias que viven en nuestra cavidad bucal, principalmente de la familia de streptococcus mutans. Éstas se asocian entre ellas, aprovechan los restos de comida que se quedan en nuestra boca y se comen esos restos. Como resultado de esa digestión segregan unos ácidos y ese ácido penetra en el esmalte de nuestro diente y lo va debilitando; comienza en un agujerito muy pequeño que va penetrando comiéndose los tejidos del dientes, principalmente, el esmalte, después la dentina hasta llegar al nervio del diente.

Por regla general, solemos acudir al dentista cuando ya tenemos dolor, pero es importante dejar claro que la caries comienza antes de que haya dolor. Conviene que sepamos detectar distintas formas de aviso que suelen darnos las caries: sensibilidad al dulce, al frío, al calor, etc. Ante esas primeras señales hay que plantearse la visita al especialista, no esperar a que el dolor esté instaurado ya que en ese momento probablemente ya sea demasiado tarde; aparte de tener que arreglar esa caries con empaste quizás haya que recurrir a tratamientos más costosos como la desvitalización del nervio.

Por tanto, es necesario que desde edades tempranas (2, 3 años) los padres comiencen a educar la higiene bucodental de los niños, por ejemplo, dando ejemplo de cepillado, como mínimo 2 veces al día, aunque lo recomendable son 3 veces al día.

Si ya tenemos la caries, habrá que tratarla ¿cómo? De entrada con un empaste, hay que hacer una pequeña cavidad, limpiar todo el tejido enfermo para posteriormente rellenarlo con un material de relleno que puede ser de dos tipos: la amalgama de plata y el empaste de composite que es el empaste blanco más estético que se usa en la actualidad.

No olvidemos que las caries pueden contagiarse de un diente a otro, son bacterias, una de las 400 familias que residen en la boca, si atacan un diente y no lo tratamos irá pasando al siguiente hasta atacar a todos.

El intercambiar besos con tu pareja,  dar de comer de tu cuchara a tus hijos, limpiar el chupete con nuestra boca ya que se nos ha caído al suelo…¡¡cuidado!!  también son vehículos de contagio de la caries ¿por qué? porque a través de la saliva facilitamos el intercambio de bacterias que producen caries.

Si quieres evitar la caries no olvides cepillarte tres veces al día, usar pastas dentífricas y colutorios con flúor y seguir una dieta rica en frutas y verduras y baja en carbohidratos.

29
Jan

Las caries: ¿por qué se producen y cómo hay que tratarlas?

 

La caries puede evitarse si visitamos periódicamente a nuestro odontólogo.
Si tenemos alguna molestia o síntoma que nos indique el comienzo de una caries, como pueden ser sensibilidad al frío o calor, mal aliento, retención de alimentos… debemos acudir inmediatamente a nuestro dentista para evitar que la caries llegue a penetrar más allá del esmalte.

Cuando una caries llega a profundizar hasta la pulpa (nervio) el tratamiento será, en el mejor de los casos, una endodoncia, o en el peor, tendremos que extraer la pieza.

¿Cómo se forman?

En la boca habitan gran cantidad de bacterias de manera permanente; además, los alimentos son un vehículo perfecto para la entrada de otras muchas. Al masticar y beber, parte de la ingesta se queda atrapada entre los dientes, la lengua y las encías. Los restos acumulados son ingeridos por las bacterias que tras asimilarlos evacúan desechos ácidos, estos ácidos disuelven poco a poco el diente y producen lo que se conoce como caries dental. Si no cuidamos la higiene, las bacterias se multiplicarán formando colonias. Cuanto más crezcan las colonias, más ácido se producirá y más rápido se disolverá el diente.

Cuando la caries se encuentra sólo en el esmalte, el tratamiento es sencillo. Pero si las bacterias superan la fina capa de esmalte y penetran más a fondo, los siguientes tejidos, mucho más blandos que el esmalte, serán destruidos por los ácidos a mayor velocidad.

Como el diente apenas tiene forma de protegerse, la caries no tratada acabará llegando a una parte crítica llamada pulpa y se producirá una verdadera infección.

¡Cuidado! Un pequeño punto oscuro puede esconder una gran caries sólo perceptible mediante radiografías.

El tratamiento para eliminar la caries es la restauración u obturación dental vulgarmente conocido como empaste que puede ser de diversos materiales: como la amalgama de plata cuyo aspecto no es estético pero, en ciertas ocasiones, ofrece grandes ventajas. O el composite, material de restauración más común hoy en día. Su aspecto es similar al del diente, por lo que resulta muy estético. Además de los anteriores existen otros materiales menos frecuentes; sin duda, el dentista le aconsejará el mejor para su caso. Pero si la caries es demasiado grande tal vez fuera necesaria una corona.

Para evitar sorpresas desgradables es aconsejable visitar al dentista con frecuencia y, por supuesto, nunca debe esperar a sentir dolor.

3
Jul

Qué son y para qué sirven las radiografías dentales

Las radiografías dentales son un efectivo elemento, o tecnología del tratamiento dental, ya que permiten detectar daño en las encías y dientes que no son visibles durante una revisión rutinaria del dentista.

¿Cuándo se realiza una radiografía dental? Al igual que en otras disciplinas médicas, la radiografía dental es usada por el dentista para realizar un estudio en profundidad de la mandíbula, piezas dentales, encías o estructura de la dentadura que sin esta tecnología no sería perceptible. Seguir leyendo

21
Aug

Salud bucodental. Diccionario odontológico (I)

salud dental 1

Normalmente, la educación que recibimos a lo largo de nuestras vidas, sobre todo durante la infancia y la adolescencia, resulta suficiente para interiorizar los conceptos más básicos que nos aseguran una buena higiene bucodental. Sin embargo, la salud de la boca es amplísima, por lo que aquí iniciamos un serial que hemos bautizado Salud bucodental. Diccionario Odontológico en el que se irán definiendo conceptos en torno a la misma y a la profesión odontológica a lo largo de varios posts.

Desde el Centro Odontológico Oviedo y Miranda queremos acercaros un poquito más a los buenos hábitos bucodentales. Y abrimos fuego con tres conceptos de los más conocidos para todos: bruxismo, caries y piorrea.

 

BRUXISMO: cuando los dientes rechinan

El bruxismo es una conducta involuntaria que consiste en apretar o hacer rechinar entre sí las estructuras dentales sin que exista ninguna función en concreto. Las estadísticas hablan de que lo padecen entre 10 y 20 personas de cada 100. En ocasiones puede generar dolor en los músculos de la mandíbula, cuello y oído y dolores de cabeza. Muchas veces se encuentra el estrés como causa, por lo que el tratamiento de éste puede ser una solución para acabar con el bruxismo.

Se establecen dos clasificaciones de bruxismo: céntrico (apretamiento) y excéntrico (frotamiento). Se sufre indistintamente durante el día o la noche, aunque en este segundo caso es habitual que quien lo padezca no sea consciente de ello. Suele ser otra persona el que se lo acaba comunicando, o también el dentista, que denotaría una erosión del esmalte y la dentina en la consulta.

 

CARIES: evítalas con prevención

La caries es una patología multifactorial que provoca la destrucción los tejidos que forman los dientes como consecuencia de la desmineralización que los ácidos de la placa bacteriana causan. Ese ácido se crea a partir de las propias bacterias presentes en los restos de comida que entran y se quedan adheridos en la cavidad bucal.

Factores que provocan la aparición de la caries son el consumo abundante de azúcar y también de los ácidos contenidos en determinadas bebidas. Pero el principal es descuidar la higiene bucodental: no proceder al cepillado de los dientes con frecuencia o ejecutarlo de manera incorrecta;  usar un dentífrico inadecuado; no utilizar hilo dental… Además, hay una causa contra la que poco se puede lugar: la genética, ya que hay unas personas con una predisposición mayor para la caries.

Otro factor que condiciona la caries es el pH de la saliva, ya que después de la erosión del esmalte ataca a la dentina, llegando a la pulpa dental y generando inflamación, pulpitis, y, en su caso, posterior necrosis. Sin un tratamiento adecuado con el diente, puede derivar en una inflamación alrededor del extremo de la raíz (ápice), generando una periodontitis apical. Para los casos más extremos, puede convertirse en un absceso dental, celulitis o incluso en la conocida como angina de Ludwig.

 

PIORREA: conocida como periodontitis

A la piorrea la conocemos habitualmente como periodontitis. Es una enfermedad que se puede manifestar en un primer momento como gingivitis, aunque de continuar con una pérdida de inserción colágena, recesión gingival, e incluso la pérdida de hueso, termina destruyendo la zona ósea que sostiene al diente si no aplica el tratamiento correcto. Si ese soporte no se conserva, perderemos también el diente.

De origen bacteriano con afección al tejido que sostiene los dientes (periodonto, formado por la encía, el hueso alveolar, el cemento radicular y el ligamento periodontal) es más habitual entre los adultos por encima de los 35 años, aunque también puede hacer acto de aparición en edades más tempranas.

 

Fotografía: www.freedigitalphotos.net

30
Mar

Ocho consejos para evitar las caries en los niños

caries en los niños

Las caries se producen por un bacteria llamada Streptococcus mutans que vive en la boca y que prospera sobre el azúcar y otros carbohidratos que produce unos ácidos que terminan por disolver el esmalte de nuestros dientes causando las caries.

No es algo que afecte sólo a los adultos, los niños pueden estar expuestos desde su primera infancia a padecerlas si no se cuida su salud bucodental de forma correcta.

Existen pautas a seguir para que los pequeños de la casa mantengan sana su boca:

1. En los 12 primeros meses del bebé, mantener la boca limpia pasándole suavemente un paño para bebés por las encías. Una vez que salgan los primeros dientes, es conveniente cepillarlos con un cepillo especial. Consulte a su dentista en este sentido.

2. Hasta los dos años, es conveniente que cepillar los dientes al niño al menos dos veces al día, sobre todo después de desayunar y antes de acostarse.

3. Es importante que el niño no se duerma con el biberón en la boca porque sus dientes quedarán expuestos a los azúcares.

4. No colocar zumo, miel o líquidos azucarados en el biberón o en el chupete.

5. Evitar el exceso de golosinas, dulces o galletas, sobre todo aquellos que son pegajosas y quedan entre los dientes.

6. El hábito del cepillado deben aprenderlo cuanto antes y necesitará supervisión por parte de los padres hasta que sean capaces de hacerlo de forma correcta. El cepillado en familia les ayudará a que forme parte de su higiene diaria. Es un error pensar que no hay que cuidar los dientes de leche.

7.Usar pasta dental con flúor, ya que este mineral reforzará el esmalte dental y lo hará más resistente a la caries.

8.Visitas regulares al odontopediatra que le ayudarán a prevenir.

 

Foto:  http://www.freedigitalphotos.net/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies