27
Aug

¿Cómo son los dientes de leche?

Los primeros dientes pueden aparecer a partir de los seis meses de edad. Son conocidos como “dientes de leche” “deciduos” o “temporales”.

Aunque no es extraño que a un niño con 9 a 12 meses no le haya salido ningún diente todavía.

Con 3 años de edad, un niño normalmente ya tiene los 20 dientes de leche que se caerán entre los seis y los doce años para ser reemplazados por los dientes permanentes.

Recuerda que los dientes de leche reservan el sitio a los permanentes y son muy importantes para la salud bucal de los niños.

¿Cómo son los dientes de leche?

Se componen de diferentes partes:

  • Corona: pate visible del diente
  • Raíz: es la parte del diente que está en el interior del hueso
  • Esmalte: la capa externa del diente, el tejido más duro y resistente que cubre la corona dental
  • Dentina: es más dura que el hueso, pero menos que el esmalte. Está atrevesada por los túbulos dentinarios (conductos que recorren la dentina por los que circulan las proyecciones nerviosas)
  • Pulpa: está formada por el nervio, los vasos sanguíneos por lo que es más sensible.
  • Cemento: recubre la raíz del diente.

 

¿Y en qué se diferencian los dientes de leche de los definitivos?

En los dientes de leche, las capas de esmalte y dentina son muy delgadas. Al tener menos dentina proporcionalmente el color es más claro que el de los dientes permanentes. Los dientes de leche son más pequeños tanto en corona como en raíz. Las áreas de contacto entre los dientes superiores y las inferiores son más amplias y planas en los dientes de leche.

¿Qué tipos de dientes tenemos?

Incisivos: Son los dientes de delante, sirven para cortar los alimentos

Caninos: Son más largos y afilados, se utilizan para desgarrar la comida

Premolares: Su función es triturar y masticar los alimentos

Molares: trituran y mastican la comida con más fuerza.

 

8
Jun

He notado que el color de mis dientes, ha cambiado, ¿es normal?

 

El tono de los dientes constituye una característica innata, ya que viene condicionada por la genética, esta tonalidad depende del grosor y calidad del esmalte (que es casi transparente) y del color y calidad de la dentina de cada diente; es decir, que el color final de las piezas dentarias es la expresión de la calidad y tonalidad de las estructuras anatómicas que las constituyen.

Por tanto, son muchos los factores que pueden provocar estos cambios. Según nos hacemos mayores, la pulpa del centro de cada diente, que es la que le concede el brillo, retrocede hacia la raíz. Al hacerlo, la dentina que rodea la pulpa es reemplazada por otra, menos transparente que la original, que yace bajo la capa externa del esmalte.

La limpieza excesiva con cepillos de cerdas duras y pasta dental abrasiva desgasta el esmalte y provoca la aparición de parches amarillos.

También es muy frecuente, asimismo, que aparezcan puntos y rayas blancas, como consecuencia de algún tipo de problema surgido en la fase de desarrollo de la dentadura. Los primeros dientes se forman durante la gestación y en los primeros cuatro años de vida aparecen los dientes permanentes. En ambos, los cristales de calcio y fósforo que transporta la sangre constituyen el 70 por 100 de la dentina y el 95 por 100 del esmalte. La abundancia o carencia de estos cristales es otra de las causas que propician la variación en el color de la dentadura.

Con todo, las manchas más comunes provienen de la ingestión de café, de té, de la de algunos fármacos y antibióticos y del consumo de tabaco

La mala higiene bucal es una de las causas de aparición de manchas sobre el esmalte y del oscurecimiento de los dientes. Por ello es importante cepillarse los dientes tras cada comida y el uso de la seda o hilo dental

Ciertos medicamentos oscurecen los dientes. No todos, pero si algunos que algunas personas pueden necesitar de manera regular, ya que contienen sustancias, elementos, que perjudican nuestras piezas dentales, haciendo que sean más amarillos, menos blancos. Es el caso de la doxiciclina o de la tetraciclina, que contienen sobre todo algunos antibióticos.

Y recuerda que el tabaco es un elemento muy nocivo para nuestros dientes, sobre todo por culpa de dos de sus sustancias: el alquitrán y la nicotina. Ambos componentes son los culpables de que todos los fumadores tengan los dientes más oscuros de lo normal, amarillentos, pese a realizar una limpieza de dientes correcta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies