12
Nov

Mal aliento: ¿qué hacer para combatirlo?

La halitosis, o mal aliento, supone un problema para todas aquellas personas que lo sufren día a día llegando a afectar a sus relaciones personales. La Dra. Lucía Oviedo, directora médica de la Clínica Dental Oviedo y Miranda y tu Dentista de Confianza en Lanzarote, nos da las claves para combatirlo.

Seguir leyendo

17
Sep

5 claves para evitar el mal aliento

El mal aliento es un tema que nos preocupa a todos ya que nos puede jugar una mala pasada en cualquier momento de nuestra vida. Hoy la Dra. Oviedo, nos cuenta cómo evitar el mal aliento en cuanto a la relación con los alimentos que comemos:  

Seguir leyendo

4
Jan

El reflejo de los excesos de las Navidades en nuestra boca

 

Y tras unos días de excesos y celebraciones, no sólo se resienten nuestros estómagos y algún que otro kilo de más, también tu boca sufre las consecuencias… ¿quieres saber por qué?

  • Consumo de alimentos y bebidas azucaradas que aumentan notablemente los niveles de ácido que dañan el esmalte
  • Muchas comidas fuera de casa hacen que descuidemos la rutina del cepillado
  • Algunas fractura de dientes, así como afectación de los empastes o trabajos de ortodoncia al decantarnos por dulces más duros, marisco, nueces…¡¡¡se nos olvidó que nuestra boca no es un abridor!!!
  • Pasteles, tartas, trufas, almíbar, vinos, cafés, alcohol, tabaco, azúcar…una interminable lista de factores que favorecen en mayor o menor medida el desgaste del esmalte, caries, halitosis, hipersensibilidad dental.

La higiene bucodental es cuestión de hábitos y gracias a ella se puede evitar la aparición de infecciones como las caries y la periodontitis. En el caso de tratamientos más complejos, como ortodoncias o implantes, también merece la pena el esfuerzo y salvar los obstáculos más habituales como el miedo al dentista o el desembolso económico. Es una inversión y un esfuerzo a corto plazo para resultados a muy largo plazo tanto en la salud física como en el bienestar emocional.

¿Empezamos el año con una puesta a punto bucal? ¡Te esperamos!

22
Jun

El tabaco repercute en la salud bucal

 

El tabaco está compuesto por una serie de sustancias químicas perjudiciales para nuestro cuerpo que ponen en riesgo nuestra salud general  así como nuestra salud bucodental.

Si eres fumador, presta atención!! Te contamos por qué debes dejar este mal hábito y los riesgos que corres de contraer enfermedades en tu boca como la gingivitis.

Fumar o masticar tabaco es el causante del 80% de los cánceres orales que cada año sufren miles de personas. Las mujeres embarazadas corren peligros de amenazas de aborto o parto prematuro.

Las primeras alteraciones bucodentales que se sufren son la pérdida parcial o total del gusto y, por lo tanto, también del olfato.

El consumo de esta sustancia pude provocar infecciones o inflamaciones de las encías, posible pérdida de algún diente, aumento de la acumulación de placa bacteriana y adhesión del sarro en las piezas dentales. También algunos tipos de cáncer como de cuello, páncreas o lengua, enfermedades respiratorias, desarrollo de enfermedades cardíacas y aumento de posibilidades de padecer diabetes.

Son muchas las enfermedades provocadas por el consumo del tabaco, pero no debemos olvidar las dolencias más comunes: la aspiración del humo de los cigarrillos aumenta la probabilidad de aparición de caries dentales. También es común entre los fumadores el mal aliento, la sequedad de la boca y la decoloración o manchas en los dientes.

Nuestra salud bucodental se verá afectada sin que apenas nos demos cuenta.

Los peligros de fumar no sólo se extienden entre personas que tienen este hábito sino que también perjudican a las personas que tienen en su entorno. El humo ambiental que se produce con sólo una persona fumando contiene al menos 50 agentes cancerígenos además de otro tipo de compuestos químicos dañinos. Los hijos de fumadores expuestos a este humo desarrollan los dientes más tardíamente.

Mediante varios estudios se ha confirmado que el consumo de tabaco está relacionado con la lenta cicatrización de las heridas o en los procesos de cirugía dental como la extracción de piezas dentales. También sabemos que los compuestos del tabaco son vasoconstrictores y esto ayuda a una disminución en el riego, elevando los riesgos de enfermedades vasculares.

La nicotina y el alquitrán de los cigarrillos se disuelve en nuestra boca y se pasa a la saliva que al tragarla pasa a nuestro cuerpo además de penetrar en nuestros dientes. La saliva absorbe las sustancias nocivas y, por ello nuestros dientes y nuestro organismos se ven afectados. A causa de esta absorción la composición de la saliva se ve modificada, el Ph se altera y el efecto antibacterianos queda gravemente dañado.

Las personas fumadores tienen a tener unos niveles de respuesta inmunitaria débiles porque el tabaco daña los tejidos de las encías, se produce una inmunosupresión y se aumenta el número de bacterias y toxinas bucodentales.

Si se tienen implantes dentales u osteointegrados puede producirse un rechazo o fallo de estas piezas por los efectos de los componentes nocivos de los cigarrillos.

Es importante que si eres fumador y estás pensando en una cirugía para ponerte una pieza que te falta hables previamente con tu dentista para que te informe de los riesgos que puedes correr.

Si eres fumador deberás incrementar tu limpieza bucodental diaria alargando cada parte del proceso: el cepillado ha de ser minucioso, no durando menos de un minuto y procurando no irritar las encías. El uso de seda dental ayudará a limpiar entre los dientes para no dejar residuos eliminando así la posible placa creada.

Complementa tu limpieza con un enjuague bucal que ayudará a evitar la aparición de manchas en el esmalte, a luchar contra la halitosis y a prevenir el sarro.

Si el consumo de tabaco se acompaña de consumo de bebidas alcohólicas se amplían los efectos nocivos de ambos aumentando los posibles casos de cáncer oral. Las encías se vuelven más sensibles, se inflaman y la falta de sangrado provoca que pueda pasar inadvertida una enfermedad periodontal.

 

Si no te habías planteado dejar de fumar, quizás ha llegado el momento ¿No te parece?

26
Jan

Alimentos que provocan halitosis

 

La halitosis es un signo clínico caracterizado por el mal aliento y olor bucal desagradable que afecta a un 25% de la población.

https://es.wikipedia.org/wiki/Halitosis

Generalmente está provocada por descomposición de bacterias de restos de alimentos entre los dientes, aunque una deficiente higiene bucal también puede estar en el origen.

Vamos a enumerar algunos alimentos pueden provocar halitosis y cómo:

  1. El ajo/cebolla– El compuesto sulfúrico deja huella en la lengua, pero a la vez se absorbe en el torrente sanguíneo de donde puede escapar libremente por la boca.
  2. Productos lácteos– La leche puede beneficiar al organismo, pero puede ensuciar la boca. Esto se debe a que las bacterias naturales de la lengua se alimentan de los aminoácidos que se encuentran en la leche y en los quesos,
  3. Atún enlatado– Los mariscos naturalmente comienzan a tener un olor agrio y fétido a medida que se oxidan, un proceso que de alguna manera se ve incrementado al almacenarse en una lata de metal.
  4. Rábano picante– El compuesto químico isotiocianato es lo que dota a este tubérculo de un aroma y un sabor únicos que actúa como defensa natural frente a los animales hambrientos.
  5. El alcohol y el tabaco que favorecen la sequedad de la boca. Cuidado con los enjuagues bucales ya que es probable que si lleva un alto contenido de alcohol para diluir los compuestos químicos y aromatizantes que no son solubles en agua el resultado final sea el contrario al esperado…
  6. Productos con alto contenido en azúcares que pueden provocar creación de placa en los dientes, caries así como problemas de encías.
  7. Alimentos muy ácidos ya que nuestra boca, de por sí, tiene un alto nivel de acidez que fomenta que el olor de la cavidad bucal sea más fuerte cuanto mayor sea el contenido ácido.

Potenciar el flujo salival por su efecto de limpieza y mantener una higiene bucodental adecuada, nos ayudará a impedir el efecto del mal aliento por ingesta de alimentos.

Imagen cortesía de FreeDigitalPhotos.net

27
Mar

Halitosis y sexo con la pareja, una mala combinación

halitosis

El sexo y el mal aliento no son una buena combinación en las relaciones de pareja. La excusa del  ‘dolor de cabeza’ en realidad tiene que ver, en muchas ocasiones, con el olor -la halitosis- que puede desprender la boca del otro.

Hay varias encuestas que así lo evidencian. Por ejemplo, la que realizó la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS) en la que los datos no dejan lugar a dudas: el 29% de las mujeres considera la halitosis como el principal inhibidor físico de la libido, después están los problemas de erección (16%) y en tercer lugar la eyaculación precoz (12%).

Otra encuesta, realizada por la publicación Entremujeres.com arroja resultados similares. Se preguntó a más de 11.300 mujeres sobre el tema y el 44,8% respondieron lo mismo frente a la pregunta “a la hora de la intimidad: ¿qué te aleja más de un hombre?”. Más de 5.000 se decantaron por referirse al mal aliento.

Está claro que puede ser un hándicap en la vida de pareja. Y además, no siempre es fácil decírselo al otro.

Un 30% de la población mundial lo sufre

¿Sabías que hasta el 30% de la población mundial sufre este problema? Se ha convertido en el tercer motivo de visita al dentista y no es para menos: a nadie le resulta agradable convivir o incluso mantener una conversación con alguien cuyo aliento es desagradable.

En nuestra boca conviven cientos de bacterias que se alimentan, entre otras cosas, de las partículas de los alimentos que quedan en la zona cuando comemos. Ese proceso puede producir el característico mal olor que tanto nos molesta del otro, sobre todo si hemos tomado café, ajo, alcohol o un exceso de especias, por poner  algunos ejemplos.

También puede influir pasar muchas horas sin tomar alimentos o agua, el hecho de tener la boca seca o hasta ingerir los alimentos sin apenas masticar.

El mal aliento puede tener varios orígenes. Entre un 60 y un 90% por ciento de los casos puede estar en  la propia boca y, de forma particular, en la lengua.

¿Cómo combatirlo?

Algunos consejos para combatir el mal aliento:

–          Es fundamental una correcta higiene bucal.

–          Cepillarse después de cada comida.

–          Utilizar hilo dental.

–          Evitar tener piezas dentales en mal estado.

–          Cuidar la dentadura postiza

–          Consultar a tu dentista si tu flujo de saliva es escaso.

Existen otros motivos más complejos que pueden provocar la halitosis. En este caso, un último consejo: si tienes dudas, consulta a tu odontólogo. Seguro que puede ayudarte a combatir y, sobre todo, a prevenir.

 Foto:  http://www.freedigitalphotos.net/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies