implante dental

25
Feb

¿Por qué los implantes dentales son tu mejor solución?

Un implante dental es una pieza metálica muy pequeña pero muy resistente, fabricada con metales biocompatibles o con cerámicas, que se coloca en el hueso maxilar y sustituye la raíz del diente que falta. Este implante actúa como soporte del diente.

Los dentistas de confianza de la Clínica Oviedo y Miranda nos explican las ventajas que tienen los implantes frente a otros tratamientos:

  • Son permanentes y duraderos: Son una solución fija. Una vez colocados, exigen los mismos cuidados que los dientes naturales, no interfieren en la rutina diaria y no requieren ser retirados para dormir, como las dentaduras postizas.
  • Son muy naturales: Las coronas que se colocan sobre el implante son muy estéticas y permiten conseguir infinidad de tonos, por lo que se asemejan al color de los dientes naturales.
  • Son seguros: El 85% de los pacientes que se somete a esta intervención puede ir a trabajar al día siguiente. Además, se estima que, hoy en día, el 98% de los implantes dentales se inserta con éxito.
  • No ocasionan daños al resto de dientes: Cuando colocamos un implante, el resto de piezas dentales sanas que se encuentran en la boca permanecen intactas.
  • Ayudan a conservar el hueso: La pérdida de un diente acaba ocasionando la reabsorción del hueso que soportaba esa pieza dental. Esto se debe a la ausencia de la raíz del diente y a que el hueso no recibe la estimulación propia de la masticación.
  • Permiten una buena higiene: Al ser la alternativa más parecida a nuestras propias piezas dentales, el cepillado debe ser el mismo.
  • Son muy rentables para el paciente: Ya que son muy duraderos.

En la Clínica Oviedo y Miranda nuestros dentistas de confianza son expertos en tratamientos con implantes dentales. Para más información no dude en asistir a nuestra clínica.

24
Sep

Implantes dentales: todo lo que necesitas saber

En la Clínica Dental Oviedo y Miranda contamos con la tecnología más avanzada para la colocación de implantes dentales en Lanzarote. A continuación, te informamos de todo lo que debes saber sobre ellos.

Seguir leyendo

21
Sep

Qué es un implante dental

 

El implante dental es un pequeño dispositivo que se incrusta en el maxilar superior o inferior, para sustituir una raíz. Esto permite colocar coronas o puentes que van a reemplazar las piezas dentales faltantes en la cavidad bucal.

Los implantes están fabricados de materiales biocompatibles de alta calidad, en este caso de titanio, lo que garantiza que serán aceptados por nuestro organismo, minimizando prácticamente cualquier posibilidad de rechazo.

Se fusionan adecuadamente con el hueso mandibular para proporcionar un adecuado soporte a las piezas dentales artificiales. Los implantes, de acuerdo a algunos estudios especializados, brindan una integración muy fuerte con el hueso, debido a que se produce una unión química, lo que da lugar a un proceso conocido como biointegración: unión química que forma una capa entre el hueso y el implante.

El implante dental es considerado como la mejor opción para reponer una o varias piezas dentales perdidas. Fundamentalmente gracias a su firmeza, resistencia y durabilidad, que puede alcanzar varias décadas. Para acceder a ellos es necesario consultar con un dentista o un cirujano oral.

Los tratamientos con implante dental permiten devolver la salud y belleza estética a tu boca, además son sencillos y eficaces. Te ayudará a disfrutar de una dentadura sana y muy bella y te permitirá volver a sonreír sin ningún tipo de complejo.

16
Feb

Implante. Nociones básicas.

 

Como comentábamos la semana pasada en nuestro anterior post Consecuencias de la pérdida de un diente la pérdida de un diente genera alteraciones en la boca que serán mayores cuanto mayor sea el número de piezas perdidas y el tiempo transcurrido hasta su reposición.

En ausencia del diente, los alimentos dañarán la encía libre durante la ingesta dificultando la masticación y produciendo irritaciones. Seguidamente, los dientes adyacentes y opuestos intentarán ocupar el espacio vacío y se irán inclinando poco a poco hasta encontrar el contacto perdido, eso hará que los puntos interdentales se abran, dificultando la higiene y facilitando la retención de alimentos entre los dientes, lo que incrementará la aparición de caries y la formación de sarro. Además, el alimento empaquetado también favorecerá la aparición de la enfermedad periodontal y con el tiempo, como el diente contrario tratará de encontrar a su opuesto, éste irá perdiendo anclaje poco a poco, habrá movilidad e, incluso, podrá perderse. Finalmente, el cambio de posición de los dientes hará que éstos se articulen incorrectamente apareciendo contactos indebidos y sobrecargas que producirán desgastes y dolor.

La solución más innovadora a estos problemas consiste en la colocación de implantes dentales que son una buena alternativa para la reposición de dientes perdidos o ausentes, así como para dar soporte a rehabilitaciones fija o removibles.

Un implante es una raíz artificial, totalmente compatible con el cuerpo que se integrará fuertemente con el hueso que lo rodea cumpliendo las mismas funciones que las raíces naturales. Esta raíz artificial recibirá en su extremo una corona, un puente o una prótesis removible que, gracias a los implantes, quedará fijada sólidamente y no se desplazará de la encía.

En ciertos casos, si existe falta de hueso, el dentista repondrá primero el hueso perdido para alojar el implante de forma segura.

La mayoría de los implantes dentales están compuestos por titanio puro. El titanio es un material biocompatible, se une al hueso física y químicamente en un proceso denominado osteointegración que lo convierte en un material idóneo para su uso en medicina, por ejemplo, en traumatología.

Antes de colocar un implante hay que conocer las dimensiones y forma del hueso en el que se alojará dicho implante. Es importante disponer de altura y anchura suficiente. Normalmente hay que realizar una prueba radiológica similar a un TAC que nos da información precisa acerca del hueso disponible, permitiéndonos elegir el tamaño exacto del implante que necesitamos.

Si no hay hueso suficiente para alojar el implante, una cirugía de regeneración ósea podría resolver algunos casos.

Una vez elegido el implante adecuado procedemos a su colocación; se realiza en la clínica bajo el efecto de anestesia local y de forma similar a otros tratamientos dentales. Terminado el proceso, colocamos un tapón de cicatrización sobre el implante. Este tapón se mantiene durante el tiempo de osteointegración que puede variar de tres a seis meses dependiendo del caso  y la localización del implante. Durante ese tiempo, el hueso crece de forma íntima alrededor del implante proporcionando una buena estabilidad capaz de soportar las cargas generadas durante la masticación. Finalizado el tiempo de osteointegración pasamos a la fase protética que se realiza en varias citas: se toman impresiones para la confección del molde que nos permite realizar la prótesis a su medida y además se hacen varias pruebas y ajustes antes de su colocación final.

En situaciones en las que se han perdido varios dientes, la rehabilitación se puede hacer con puentes soportados por implantes; el proceso es igual que en el caso anterior, salvo que el puente repone también las piezas dentarias intermedias; de este modo, con sólo dos implantes podemos reponer tres dientes.

Cuando el requerimiento estético es muy importante y, siempre que las condiciones del hueso lo permitan,  se pueden colocar dientes provisionales de forma inmediata tras la inserción de los implantes; dichos provisionales sólo tienen una función estética, por lo que ni pueden ni deben utilizarse para la masticación, ya que una carga excesiva durante la osteointegración del implante podría alterar dicho proceso. Una vez pasado el tiempo de osteointegración, se colocará la prótesis definitiva.

Sin duda, el implante es la mejor opción para alcanzar comodidad y una sonrisa perfecta.

11
Sep

Implante dental: asegúrate de su calidad

La calidad del implante es fundamental.

La calidad del implante es fundamental.

Un implante dental es una solución más que útil para recuperar aquella pieza dental que, por la causa que sea, hemos perdido. Grosso modo, consiste en colocar un elemento que servirá de soporte y hará la función de raíz (artificial, eso sí) en el hueco que ha quedado con la pérdida del diente, sosteniendo el nuevo, igualmente artificial. El objetivo es que el implante dental conviva en perfecta armonía en la cavidad bucal con el resto del tejido.

Seguir leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies