9
Dec

Dendatura postiza o prótesis dental

Es el elemento artificial que servirá de reemplazo de los dientes faltantes en los pacientes. Estos elementos artificiales se elaboran en un laboratorio por un protésico dental, se fabrica en resina de acrílico y en ocasiones, acompañado de cierto tipo de metales. Se pueden encontrar dentaduras postizas completas y parciales que cumplen la función de reemplazar todos los dientes o de manera parcial completando únicamente los espacios que dejan ciertos dientes faltantes, por lo que se evita que los dientes que se mantienen cambien de posición o se desplacen.

Una dentadura postiza completa puede ser convencional o inmediata. La convencional suele colocarse en la boca del paciente pasado un mes de la extracción de todos los dientes permitiendo con ellos la correcta cicatrización y problemas posteriores;  mientras que la dentadura postiza inmediata es colocada tras la extracción de los dientes teniendo la desventaja de que puede requerir ajustes posteriores al proceso de cicatrización.

¿Qué pacientes requieren una dentadura postiza?

Todos los que hayan perdido de manera parcial o completa los dientes requieren de este tipo de tratamiento, siendo la dentadura postiza parcial una forma ideal de conservar la propia dentadura de los pacientes que aún conservan algunos dientes. Estos elementos artificiales ayudan al paciente a mejorar su capacidad para hablar y masticar mejorando su apariencia facial.

¿Cuál es el proceso para colocar dentadura postiza?

El dentista colocará las dentaduras postizas completas cuando el paciente haya perdido todos sus dientes. Se inicia el proceso con un diagnóstico inicial, el dentista toma impresión de la mordida para crear un molde que permita tener claras las dimensiones verticales y la correcta posición de la mandíbula. Después de hacer una serie de comprobaciones se coloca al paciente la dentadura postiza así como los consiguientes ajustes a  la misma. Es normal que quien porta estas dentaduras note cierta incomodidad al principio, tendrán que acomodarse a sus nuevos dientes, ya que se sentirán también raros al hablar y al masticar; se recomienda comenzar con una dieta de productos blandos para facilitar el proceso de masticado.

¿Cuál es la forma correcta de cuidar la dentadura postiza?

Se debe considerar que la dentadura postiza es una pieza frágil por lo que deberemos tener mucho cuidado con ella. Para limpiarla correctamente conviene retirarla y cepillarla todos los días, preferiblemente con algún cepillo diseñado específicamente para esta función y con el uso de un producto limpiador para dentaduras postizas.

No se debe esterilizar la dentadura con agua hirviendo ya que al hacerlo podríamos doblarla. Tampoco son recomendables los productos o limpiadores fuertes, abrasivos ya que dañan la superficie de la dentadura.

Es recomendable retirar la dentadura durante la noche ya que, de este modo, permitimos que descanse el tejido de la encía de la presión a la que está sometida y con ello se genera la estimulación y la limpieza que se produce por lengua y saliva, así promovemos que a largo plazo se genere una mejor salud de las encías.

Sin embargo, cuando se coloca por primera vez, las primeras dos semanas se suelen utilizar para que el paciente se acostumbre a ella. Los momentos en los que no se utiliza, es aconsejable remojarla en agua ya sea sola o  acompañada o no de alguna solución limpiadora especial para este tipo de piezas; con ello conseguiremos conservar de mejor manera los materiales y evitaremos cualquier golpe o deformación de nuestra dentadura postiza. Se recomienda que al quitarse la dentadura por la noche, los pacientes realicen masajes en sus encías lo que ayudará al riego sanguíneo. Para evitar perderla se recomienda que siempre se guarde en el mismo sitio completamente protegida y a mano.

Una vez acostumbrado a la dentadura se debe visitar al especialista. Se recomienda que los pacientes hagan visitas regulares a sus dentistas ya que ellos pueden examinar los tejidos orales y determinar cualquier tipo de enfermedad o cáncer.

Con el transcurso de los años nuestra boca puede cambiar, así como los huesos que se encuentran bajo dicha dentadura postiza, y es el especialista el que deberá realizar los retoques correspondientes.

También se recomienda no utilizar adhesivo para dentaduras postizas durante un tiempo prolongado ya que puede provocar un desgaste óseo. De ahí la importancia de consultar con el especialista.

18
Nov

Lo que debes saber del proceso de extracción dental: durante y después del procedimiento.

La extracción dental o exodoncia es la eliminación completa de un diente de la boca y sólo se realiza cuando es absolutamente necesario.

Por ello, si tu odontólogo se ha inclinado por esta opción, habrá sido para evitar problemas mayores y poder realizar en el hueco libre tratamientos futuros o como parte  de un tratamiento de ortodoncia.

La higiene y las revisiones frecuentes son clave para evitar este tipo de intervenciones.

Antes de la intervención tu odontólogo te aplicará la anestesia  más conveniente para el caso y, cuando ésta haya hecho efecto, se procederá a la extracción. Es por ello que si no has tomado un medicamente recetado para ser ingerido antes de la extracción o has tomado otro nuevo no reflejado en tu historia clínica deberás comunicárselo a tu odontólogo de manera inmediata.

Durante el procedimiento podrás sentir:

  • Presión. Para extraer un diente se hace necesario balancearlo, por lo que es posible que acabes sintiendo una presión continua en la zona.
  • Ansiedad. La extracción es una técnica muy invasiva por lo que puede provocar cierto nerviosismo. Si necesitas una pausa indícalo con un movimiento de la mano aunque deberás tener en cuenta que hay ciertas técnicas que no pueden pausarse fácilmente, sobre todo cuando se utilizan instrumentos rotatorios.
  • Ahogo. La aspiradora de saliva y el instrumental pueden causarte sensación de ahogo. Respira por la nariz profundamente y concéntrate en otros pensamientos.
  • Cansancio. Muchos pacientes se sienten tensos durante el procedimiento, sobre todo si es largo; es posible que tras la extracción experimentes un cierto cansancio muscular.
  • Si durante el procedimiento sientes claramente dolor, tendrás que indicarlo, eso sí, sin movimientos bruscos ya que es posible que necesites más anestésico.

Una vez concluida la extracción dental te recomendamos que sigas estos consejos:

  • Inmediatamente después del procedimiento conviene que te incorpores poco a poco, muy lentamente, para evitar mareos y desmayos.
  • Deberás mantener una gasa en la zona durante el tiempo que te indiquen los profesionales con el fin de evitar el sangrado.
  • El día de la extracción no te enjuagues, escupas ni cepilles los dientes ya que se podría romper el coágulo y volver el sangrado.
  • Al día siguiente la higiene será importante, te recomendamos que uses un colutorio al menos tres veces al día para mantener la zona limpia siguiendo siempre las instrucciones de tu odontólogo.
  • Para evitar la inflamación, puedes aplicar frío en la zona a intervalos las primeras 6 horas comprobando que no llegue a causar quemaduras sobre la piel.
  • Evita el tabaco y el alcohol el día de la extracción y, a ser posible, los días posteriores hasta la completa cicatrización.
  • Evita la ingestión de alimentos calientes. El alimento ha de ser frío y blando, los helados y yogures son una buena opción.
  • Procura descansar el día de la extracción, evitando actividades intensas.
  • No te automediques libremente, sigue la medicación que te hayan recetado.
  • Procura mantenerte semisentado tras la extracción y dormir con dos almohadas.
  • Si sientes un dolor muy intenso, hinchazón excesiva o crees que la zona se ha infectado o te sientes mal… Llámanos sin demora!

Imagen cortesía de freedigitalphotos.net

4
Nov

Hipersensibilidad dental

El diente es un órgano vivo y, como tal, está formado por elementos sensitivos. La hipersensibilidad dental es muy frecuente, principalmente en personas por encima de los 35 años, y puede venir provocada por diversas causas.

Para entender por qué duele un diente hay que saber cómo está formado.

El diente está compuesto de un tejido duro mineralizado que se llamada dentina y que ocupa la mayor parte de la estructura del mismo. En su interior alberga una cavidad ocupada por la pulpa dental que contiene nervios, arterias y venas que aportan sensibilidad al diente. La dentina tiene unos túbulos muy finos que comunican el interior del nervio con la parte más externa de la dentina. Esos túbulos están llenos de un fluido y cuando se exponen al exterior, al frío o al calor provocan dolor ya que es el nervio el que directamente se ve afectado, esto se conoce como hiperemia pulpar, es decir, los vasos sanguíneos dentro de la pulpa, del corazón de cada diente, se inflaman y provocan dolor.

La dentina, a nivel de la corona, está cubierta por esmalte que es un tejido muy duro que protege de la sensibilidad provocada por el frío, el calor o ácidos.

Por tanto, cualquier  patología que haga que se pierda esmalte provocará sensibilidad al dejar expuestos los túbulos dentinales.

¿Qué puede provocar que perdamos esmalte?

Malos hábitos higiénicos: si no nos cepillamos habitual y correctamente  o lo hacemos con fibras inadecuadas o pasta abrasivas es muy fácil que suframos caries o  provoquemos directamente que el esmalte se discontinúe y que los alimentos puedan penetrar a través de los poros llegando a la dentina.

Periodontitis que destruye hueso dejando expuesta la raíz del diente que, como sabemos, no está protegida por el esmalte.

Traumatismos o golpes. Al sufrir un traumatismo o darnos un golpe perdemos parte de la capa protectora superficial del diente, el  esmalte, por lo que se deja expuesta la dentina que, como ya se ha dicho, es muy sensible.

Alimentos ácidos y bebidas carbonatadas. Hay que tener cuidado con consumir en exceso este tipo de productos ya  que provocan la desmineralización del esmalte.

El bruxismo: al apretar o rechinar los dientes provocamos desgaste en la superficie del esmalte

El ácido clorhídrico que expulsamos al vomitar es tremendamente corrosivo con la superficie del esmalte.

Incluso los propios tratamientos realizados por los especialistas pueden provocar sensibilidad dental. Al tallar una muela para colocar una funda, limpiar una carie, realizar un tratamiento periodontal para eliminar sarro o tras un blanqueamiento nos aproximamos al nervio lo que provoca cierta sensibilidad.

El mejor tratamiento es la prevención, llevar una buena higiene para no tener caries y periodontitis así como técnicas de relajación para evitar el bruxismo, para evitar que el paciente no libere la tensión emocional  rechinando los dientes y acabe por desgastar el esmalte.

Una vez que se ha producido la patología hay que diagnosticar el motivo que provoca la hipersensibilidad dental  para actuar sobre ella. Como al perder esmalte  quedan expuestos  los túbulos dentinales, los especialistas utilizamos pastas dentífricas y productos concretos que tienen por objeto obturar los conductos dentinales expuestos. Se utilizan pastas desensibilizantes que contienen sales de potasio, flúor, arginina y carbonato cálcico. Del mismo modo, la saliva también ayuda ya que tiene calcio e iones que tienden a cerrar los túmulos de una forma natural.

Y, para terminar, conviene no olvidar que llevar una vida sana también nos ayudará a evitar la hipersensibilidad dental provocada por pérdida de esmalte. No alterar los ritmos circadianos, dormir adecuadamente, comer de forma moderada, hacer ejercicio físico y utilizar alguna técnica de relajación nos ayudará a mantener una buena salud que se reflejará, por supuesto, también en nuestra boca.

27
Mar

Diastema o la moda de los dientes separados

diastema
Una sonrisa perfecta, unos dientes bien cuidados son, sin ninguna duda, el reflejo de una buena salud bucondental pero también sinónimo de belleza y, sin embargo… ¿Sabías que existe una tendencia cada vez más generalizada de separación de los incisivos superiores (los que conocemos como ‘paletas’)?
Los cánones de belleza cambian constantemente y, lo que antes era considerado como un defecto, resulta que está de plena actualidad en el mundo de la moda.
 
El diastema se ha convertido en tendencia y este ‘defecto’ es ahora de lo más demandado por las agencias de modelos hasta el punto de que muchas jóvenes piden a su dentista que le ayude a separar sus dientes, a través de la ortodoncia, para lucir a la última.
Fue una tendencia que comenzara ya en los años 80 cuando la cantante Madonna se dejaba ver con su conocida ‘imperfección’ que, sin embargo, muchos consideraban de lo más sensual.
Hoy, modelos como Lindsey Wixson o Lara Stone la han vuelto a poner de moda sobre las pasarelas. En el cine, Anna PaquinVanessa ParadisEddie Murphy…son sólo algunos ejemplos. Se comenta que el objetivo es conseguir un aspecto más infantil.
En España, hasta David Delfín, el conocido diseñador español no sólo lucía sonrisa imperfecta sino que a su colección primavera-verano 2009 la bautizó como ‘Diastema’.
El aspecto físico ha sido siempre una constante a lo largo de la historia. Ha marcado el arte – basta recordar las formas voluptuosas de las pinturas renacentistas- y desde luego el mundo de la moda o el cine de todos los tiempos.
Curiosidad o no, lo cierto es que aumenta la demanda de la ortodoncia invisible ‘Invisilign’ que permite este tipo de cambios estéticos aunque nuestra sugerencia, siempre, es  que lo consultes antes con tu dentista. Los retoques en nuestra boca deben estar siempre supervisados por un profesional para evitar riesgos inesperados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies