periodontitis

12
Aug

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis es una enfermad inflamatoria que afecta a los tejidos que hay alrededor del diente.

Si no se diagnostica a tiempo, la periodontitis, puede suponer una pérdida dental incluso repercutir en la salud general de quien la padece.

Causas de la periodontitis

Esta enfermedad se producen por la acción de bacterias que viven en la boca. Normalmente sucede que la higiene dental es insuficiente y hace que crezcan bacterias y se agrupen formando la placa.

También los surcos de las encías y las fisuras dentales en la superficie masticatoria de los molares son espacios protegidos donde las bacterias se refugian de la acción de la lengua, la saliva y los filamentos del cepillo dental.

Sin embargo existen otros factores que están vinculados a esta enfermedad:

  • Estrés.
  • Enfermedades sistémicas, como la diabetes.
  • Defensas bajas.
  • Cambios hormonales.

Síntomas de la periodontitis

El principal síntoma que nos avisa de que algo no va bien es el sangrado de la encía de forma espontánea o durante el cepillado. Además la encía se torna de un color rojo.

Otros síntomas que pueden derivarse de esta enfermedad son:

  • Mal aliento.
  • Hipersensibilidad al frío.
  • Pérdida de encía o percepción de dientes más largos.
  • Movilidad o separación de los dientes.
  • Aparición de abscesos o flemones en la encía.

Si percibes la aparición de alguno de los siguientes síntomas deber acudir a tu dentista más cercano.

Tratamiento

El dentista es el encargado de diagnosticar y tratar la periodontitis. Su tratamiento se basa en tres pilares:

  • Raspado y alisado radicular: Se trata de una limpieza manal debajo de las encías, además se aplican una serie de instrucciones de higiene especificas.
  • Si es necesario se hacen pequeñas cirugías en las encías con el fin de corregir algunos defectos.
  • Por último, es imprescindible seguir un programa de mantenimiento o seguimiento para prevenir o controlar la posible aparición de recaídas.

En la Clínica Oviedo&Miranda somos expertos en tratamientos para una correcto higiene dental. Para más información no dude en consultar nuestra web.

16
Apr

El aceite de corteza de canela combate la placa dental

Del árbol de la canela, conocido como canelo, se consigue el aceite esencial de corteza de canela, un aceite refinado y de calidad con una multitud de propiedades beneficiosas para el organismo.

La lista de beneficios sigue aumentando, y uno de los últimos descubrimientos afecta a la salud bucal. Según un estudio reciente de un grupo de investigadores de Shanghai, este tipo de aceite ayudaría a combatir y a prevenir la formación de la placa dental. Seguir leyendo

15
Mar

Encías y corazón están conectados

 

La enfermedad periodontal, o también conocida como enfermedad de las encías se produce por  acumulación de placa bacteriana y restos de comida que, si no son eliminados con una buena técnica de cepillado, producen una inflamación continua de las encías que en los casos más extremos lleva a la pérdida de dientes en adultos.

Podríamos pensar que cepillarse los dientes es sólo necesario para mantener una bonita sonrisa y un buen aliento, pero no es sólo eso.

Las personas que se cepillan los dientes menos de una vez al día, acuden al dentista sólo si tienen problemas y además cambian de cepillo con una frecuencia superior al año presentan un riesgo mayor, en torno a un 76%, de sufrir enfermedades periodontales.

¿Sabías que si nos cepillamos los dientes a diario podríamos llegar a evitar un infarto cardíaco?

Las enfermedades periodontales tales como gingivitis o periodontitis pueden estar relacionadas con problemas cardíacos ¿Por qué? Las bacterias derivadas de este tipo de enfermedades pueden entrar en el torrente sanguíneo afectando directamente al corazón.

Por esta razón, desde Clínica Dental Oviedo&Miranda te recordamos la necesidad de mantener una buena salud bucodental a todas las edades.

22
Feb

El periodonto

 

El diente se divide en dos partes principales:

  1. la corona que es la parte visible con la que masticamos y
  2. la raíz que se ancla en el hueso mediante lo que se denomina periodonto.

Así pues, la función del periodonto es unir el diente al hueso. El periodonto tiene una estructura compleja  que se compone de:

  • Cemento que recubre la raíz
  • Ligamento cuyas fibras unen el diente al hueso
  • Hueso donde se aloja la raíz del diente,
  • Encía recubrimiento visible de color rosado.

Si el diente no recibe los cuidados adecuados primeramente aparecerá la gingivitis que es el enrojecimiento e hinchazón de la encía circundante. La gingivitis suele aparecer cuando la higiene es incorrecta, pero el tabaco, las hormonas del embarazo y algunas enfermedades y medicamentos también pueden provocarla.

Una gingivitis no tratada puede evolucionar a una más agresiva o a una periodontitis, antiguamente llamada piorrea. La periodontitis implica la destrucción de tejido y es una enfermedad grave para la boca. Las encías retrocederán  y las raíces de los dientes quedarán expuestas lo que producirá sensibilidad al frío y calor, afectará a la estética y, lo más grave, producirá la pérdida de anclaje  de los dientes con su consiguiente caída.

Una alerta frecuente de la afección periodontal es el sangrado de la encía; si usted nota que le sangran las encías con facilidad debe acudir al dentista lo antes posible para que analice las causas del sangrado y pueda realizarle un tratamiento temprano.

Un diente sin tratar puede provocar la caída de los dientes vecinos. Pero ¿qué hacer ante la periodontitis? La enfermedad periodontal es una enfermedad crónica que, en muchos casos, no desaparece por completo, por ello elimine los malos hábitos y sea muy estricto con el plan de tratamiento que le indique su dentista.

21
Aug

Salud bucodental. Diccionario odontológico (I)

salud dental 1

Normalmente, la educación que recibimos a lo largo de nuestras vidas, sobre todo durante la infancia y la adolescencia, resulta suficiente para interiorizar los conceptos más básicos que nos aseguran una buena higiene bucodental. Sin embargo, la salud de la boca es amplísima, por lo que aquí iniciamos un serial que hemos bautizado Salud bucodental. Diccionario Odontológico en el que se irán definiendo conceptos en torno a la misma y a la profesión odontológica a lo largo de varios posts.

Desde el Centro Odontológico Oviedo y Miranda queremos acercaros un poquito más a los buenos hábitos bucodentales. Y abrimos fuego con tres conceptos de los más conocidos para todos: bruxismo, caries y piorrea.

 

BRUXISMO: cuando los dientes rechinan

El bruxismo es una conducta involuntaria que consiste en apretar o hacer rechinar entre sí las estructuras dentales sin que exista ninguna función en concreto. Las estadísticas hablan de que lo padecen entre 10 y 20 personas de cada 100. En ocasiones puede generar dolor en los músculos de la mandíbula, cuello y oído y dolores de cabeza. Muchas veces se encuentra el estrés como causa, por lo que el tratamiento de éste puede ser una solución para acabar con el bruxismo.

Se establecen dos clasificaciones de bruxismo: céntrico (apretamiento) y excéntrico (frotamiento). Se sufre indistintamente durante el día o la noche, aunque en este segundo caso es habitual que quien lo padezca no sea consciente de ello. Suele ser otra persona el que se lo acaba comunicando, o también el dentista, que denotaría una erosión del esmalte y la dentina en la consulta.

 

CARIES: evítalas con prevención

La caries es una patología multifactorial que provoca la destrucción los tejidos que forman los dientes como consecuencia de la desmineralización que los ácidos de la placa bacteriana causan. Ese ácido se crea a partir de las propias bacterias presentes en los restos de comida que entran y se quedan adheridos en la cavidad bucal.

Factores que provocan la aparición de la caries son el consumo abundante de azúcar y también de los ácidos contenidos en determinadas bebidas. Pero el principal es descuidar la higiene bucodental: no proceder al cepillado de los dientes con frecuencia o ejecutarlo de manera incorrecta;  usar un dentífrico inadecuado; no utilizar hilo dental… Además, hay una causa contra la que poco se puede lugar: la genética, ya que hay unas personas con una predisposición mayor para la caries.

Otro factor que condiciona la caries es el pH de la saliva, ya que después de la erosión del esmalte ataca a la dentina, llegando a la pulpa dental y generando inflamación, pulpitis, y, en su caso, posterior necrosis. Sin un tratamiento adecuado con el diente, puede derivar en una inflamación alrededor del extremo de la raíz (ápice), generando una periodontitis apical. Para los casos más extremos, puede convertirse en un absceso dental, celulitis o incluso en la conocida como angina de Ludwig.

 

PIORREA: conocida como periodontitis

A la piorrea la conocemos habitualmente como periodontitis. Es una enfermedad que se puede manifestar en un primer momento como gingivitis, aunque de continuar con una pérdida de inserción colágena, recesión gingival, e incluso la pérdida de hueso, termina destruyendo la zona ósea que sostiene al diente si no aplica el tratamiento correcto. Si ese soporte no se conserva, perderemos también el diente.

De origen bacteriano con afección al tejido que sostiene los dientes (periodonto, formado por la encía, el hueso alveolar, el cemento radicular y el ligamento periodontal) es más habitual entre los adultos por encima de los 35 años, aunque también puede hacer acto de aparición en edades más tempranas.

 

Fotografía: www.freedigitalphotos.net

29
Jun

Enfermedades periodontales (II). ¿Cómo saber si mi encía está enferma?

radiologia11

Ya dijimos en la primera parte de este post que las enfermedades periodontales están más presentes de lo que pensamos en nuestras vidas. En muchos casos porque ni siquiera sabemos lo que son la gingivitis o la periodontitis, las dos patologías más frecuentes en las que se clasifican. Pero, ¿cómo podemos saber si las padecemos para, en su caso, tratarlas a tiempo antes de que sus efectos se agudicen?

Los síntomas que notaremos son el sangrado espontáneo o al cepillado, la aparición de pus en la encía, mal sabor o mal olor de boca, enrojecimiento, retracción, cambio de posición de los dientes, sensibilidad térmica, dolor e incluso movilidad.

El diagnóstico de certeza sólo lo puede realizar el dentista, por lo que en caso de presentar alguno de estos signos o síntomas deberá consultar a su especialista para que valore la situación y le aconsejen cómo actuar.

 

El tratamiento

 El tratamiento va dirigido a eliminar las bacterias y corregir los factores que nos hacen más susceptible a ellas, como el tabaco y ciertas alteraciones dentarias,  como, por ejemplo, los dientes mal colocados.

En el caso de la gingivitis es suficiente una mejora de la higiene oral y una limpieza de boca, que son actuaciones preventivas rápidas, sencillas y nada molestas.

En las periodontitis, en primer lugar se realiza un detallado estudio periodontal clínico y radiológico para valorar la situación en el momento de empezar.

La fase básica del tratamiento va dirigida a eliminar las bacterias de la bolsa periodontal y se conoce como raspado y alisado radicular o fase desinflamatoria.

Cuando la bolsa periodontal es profunda, habitualmente no se consigue un control total de la infección, por lo que se hace necesaria la realización de cirugía periodontal para así completar el tratamiento.

Cuando la enfermedad está controlada, debemos realizar controles periodontales de mantenimiento y seguir con una correcta higiene en casa.

 

26
Jun

Gingivitis y periodonditis: ¿sabemos lo que son y lo que representan para nuestra salud bucal?

enfermedades periodontales

 

Es una de las patologías más habituales entre nosotros y, sin embargo, de las menos conocidas. Para impedir que las enfermedades periodontales se instalen en nuestro organizamo se aconsejan algunos conceptos que no por básicos dejan de ser importantes: prevención y, ante cualquier duda, consulta con tu odontólogo.
La enfermedad periodontal tiene incidencia en los tejidos que sustentan las piezas dentales (tanto en las encías como en los huesos) y, en líneas generales, se pueden dividir en dos tipos: periodontitis y gingivitis.
La periodontitis consiste en la infección profunda de la encía y del resto de tejidos que sujetan el diente. Puede acarrear la pérdida dental e incluso repercutir en la salud general, puesto que aumenta el riesgo cardiovascular, la descompensación de la diabetes o el parto prematuro. Incrementa su frecuencia con la edad y no es reversible. Puede llegar a ser agresiva o crónica y en ambos casos, sin tratamiento, desembocaremos en la pérdida de nuestros dientes, de ahí la importancia de atajar esta patología lo antes posible.
La gingivitis, por su parte, provoca la inflamación superficial de la encía. Su principal signo de alerta es el sangrado. Si no se trata de forma adecuada puede derivar también en periodontitis. Es una de una de las patologías más frecuentes en el ser humano, pero en este caso sí es reversible. Puede hacer acto de presencia a cualquier edad.

 

Estadísticas sobre estas patologías

Como hemos apuntado anteriormente, las enfermedades periodontales son de las más habituales entre los hombres. En el caso concreto de España, y ateniéndonos a los datos de la Encuesta Nacional de Salud, entre el 85-90% de la población padece estas patologías en algún grado, especialmente la gingivitis.
La periodontitis, más dañina, afecta, en cambio, al 30-38% de los adultos por encima de los de 35 años. Las formas más avanzadas se dan entre el 4 y el 11% de la población.

 

Causas de la enfermedad periodontal

Las culpables son, principalmente, las bacterias que habitan en la boca. Se depositan en la superficie de los dientes y en el surco gingival, formando lo que se conoce como la placa bacteriana. Si esas bacterias crecen hasta ciertas cantidades, son capaces de producir daño en los tejidos periodontales y, por supuesto, caries.

Pero no solo la placa bacteriana influye en la enfermedad periodontal. También es fundamental la predisposición genética. ¿Por qué? Pues sencillamente porque unas personas reaccionan mejor que otras ante la presencia de bacterias; y poco se puede hacer ante ese componente genético.

Por tanto, y en la actualidad, la forma más eficaz de prevenir las enfermedades periodontales es tener bajo control la placa bacteriana.

 

 Fotografía: www.freeimages.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies